“Enagás, con su internacionalización, puede ser cabeza tractora de empresas españolas”

Alberto de Oliveira
Marcelino Oreja

Entrevista a Marcelino Oreja, consejero delegado de Enagás

Marcelino Oreja (Madrid, 1969) es Consejero Delegado de Enagás desde septiembre de 2012. En estos dos años ha liderado la gran transformación operativa de la empresa, su internacionalización y su apertura a nuevos mercados. Es Agente de la Propiedad Industrial, Ingeniero Industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) de la Universidad Pontificia Comillas y Máster AMP (Advanced Management Program) por el IESE Business School. En su extensa trayectoria como directivo ha sido director internacional de Aldeasa, director general de COMSA EMTE (el segundo grupo español no cotizado en el sector de las infraestructuras y la tecnología) y presidente de la empresa ferroviaria FEVE. Hombre de tradición y compromiso político, ha sido también consejero del Ente Vasco de la Energía y diputado del Parlamento Europeo entre el 2002 y el 2004.

En los últimos años, Enagás se ha tenido que enfrentar al reto de buscar nuevas vías de crecimiento para compensar la falta de crecimiento de su negocio tradicional en España. ¿Qué balance hace de esta transformación? ¿Sigue proyectando nuevos cambios?

El balance de los cuatro años de presencia internacional de la compañía es muy positivo, por lo que se siguen analizando inversiones en nuevos proyectos, especialmente aquellos que contribuyan a reforzar la seguridad de suministro energético en países en crecimiento y estables regulatoriamente.

Aunque la prioridad continúa siendo el negocio de activos regulados en España, el proceso de internacionalización iniciado en 2011 ha llevado a la compañía a tener presencia en México, Perú y Chile, y ha aprovechado su experiencia como Transmission System Operator (TSO) homologado por la Unión Europea.

Enagás ha reforzado este año su proceso de internacionalización con la participación en dos grandes proyectos: Trans Adriatic Pipeline (TAP) y Gasoducto Sur Peruano. La compañía entró en septiembre en el accionariado del proyecto TAP, que contempla la construcción de un gasoducto de 871 km de longitud que unirá Turquía con Italia, a través de Grecia y Albania. En junio, el consorcio formado por Enagás (25%) y Odebrecht (75%) resultó adjudicatario del proyecto del Gasoducto Sur Peruano, licitado por el Gobierno de Perú y con aproximadamente 1.000 km de longitud.

Su incorporación como CEO de Enagás coincidió con la internacionalización de la compañía, ¿cuáles han sido los retos más complejos de este proceso de apertura?

La estrategia de la compañía desde que inició el proceso de internacionalización se ha mantenido invariable. Buscamos invertir en actividades core business seleccionando proyectos y adquiriendo participaciones que permitan poner en valor la experiencia de Enagás de más de 40 años.

Un objetivo en este camino es mantener un nivel de riesgo y rentabilidad similar al del negocio actual, obtener flujos de caja estables y predecibles, y mantener el endeudamiento dentro de los límites establecidos en el Plan Estratégico. También es importante buscar socios que aporten experiencia en el mercado local o capacidades complementarias a las de Enagás.

No cabe duda de que iniciar un proceso de internacionalización supone un gran reto para toda la compañía y lleva implícito un cambio cultural y una apuesta por la transversalidad. Nuestro objetivo es la mejora continua en este proceso de cambio y mantener una trayectoria de excelencia en operaciones, seguridad y medio ambiente, así como reforzar nuestro compromiso con la sostenibilidad.

El mercado del gas en el mundo está viviendo una profunda transformación en los últimos años: aumento de la demanda en Asia, aparición del shale gas en EE.UU., estancamiento de la demanda en Europa… ¿Está España bien posicionada para competir en este mercado internacional del gas?

España cuenta con una gran fortaleza en gas natural licuado (GNL) y tiene dos conexiones con el norte de África, por lo que puede convertirse en el puente entre Europa y los principales extractores de gas natural, como Argelia o los países del Golfo Pérsico. Gracias a las plantas de regasificación, y con el desarrollo de interconexiones europeas, como el proyecto MidCat para la conexión de la Península Ibérica con Europa a través de Francia, nuestro país podría contribuir a aumentar la seguridad de suministro de Europa.

“Para almacenar el gas se han de encontrar estructuras geológicas idóneas para el almacenamiento, algo que no es tan sencillo en España”.

Además, las terminales de regasificación pueden jugar un nuevo papel para el que no habían sido inicialmente pensadas: pueden hacer que España sea la pista de aterrizaje de GNL, llegado desde cualquier origen y hacia cualquier destino. Para países productores de shale gas como Estados Unidos, las plantas de regasificación pueden desempeñar un importante rol para distribuir esta fuente de energía en todo el mundo.

Según dijo recientemente el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, España está en condiciones de suministrar el 40% del gas que Europa recibe desde Ucrania, sin embargo persiste la falta de interconexiones. ¿Cómo se puede impulsar la mejora de las interconexiones para hacer llegar gas a Europa?

Las interconexiones entre Estados miembros se han convertido en asunto importante para la consecución del mercado interior de la energía.

En la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea celebrada en Bruselas el pasado 24 de octubre se adoptaron decisiones importantes en el marco de actuación de energía y clima. En primer lugar, se involucró directamente a las instituciones europeas porque se reconoce que el aislamiento energético es un problema europeo y no bilateral. En segundo lugar, se determinó que la Comisión Europea tomará medidas urgentes para garantizar una interconexión mínima del 10% en 2020 y un 15% de interconexión en 2030. Aunque no se han adelantado fechas concretas, sí se ha determinado impulsar este proyecto de interconexión de manera prioritaria.

En concreto, el proyecto de interconexión con Francia a través del Pirineo, conocido como MidCat, fue declarado como Project of Common Interest (PCI) de la Unión Europea en octubre de 2013.

Han invertido recientemente en el gasoducto transadriático, ¿cree que hay que apostar por otras fuentes de aprovisionamiento a Europa dada su inversión reciente en el gasoducto?

Europa es muy dependiente energéticamente. La diversificación de las fuentes de aprovisionamiento contribuye a la seguridad de suministro. En este sentido, todas las infraestructuras que ayuden a aumentar y diversificar la capacidad de suministro son positivas para la Unión Europea.

“Las terminales de regasificación pueden hacer que España sea la pista de aterrizaje de gas natural licuado, llegado desde cualquier origen y hacia cualquier destino”.

El proyecto Trans Adriatic Pipeline (TAP), en el que Enagás participa con un 16% del accionariado, contribuirá también a garantizar la seguridad de suministro de Europa. TAP, que fue incluido como Project of Common Interest (PCI) de la Unión Europea en octubre de 2013, forma parte del denominado Southern Corridor, diseñado para suministrar gas natural procedente del Mar Caspio a Europa.

Este proyecto es clave para la integración del mercado de gas europeo y es una vía de aprovisionamiento complementaria a la de la interconexión con Francia a través del Pirineo (MidCat).

El 2014 ha sido un año de grandes reformas regulatorias en España con impacto directo en las empresas. Una de ellas es la del mercado del gas a través del Real Decreto-ley de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia; otra ha sido la reforma fiscal. ¿Cómo valoran las reformas?

La reforma gasista eliminará de forma definitiva el déficit de tarifa de gas existente y contribuirá a garantizar la estabilidad regulatoria del sector, con el objetivo fundamental de reducir el precio final de la energía en España e incrementar la competitividad de las empresas españolas. Además garantizará un sistema económicamente sostenible en el futuro.

La modificación tributaria trae consigo una reducción del impuesto de sociedades al 28% en 2015 y al 25% en 2016, desde el 30% actual, lo cual a priori es positivo para incrementar la competitividad de las empresas españolas. No obstante, el impacto en las cuentas de las compañías depende de muchos factores, como son los beneficios o las deducciones fiscales a las que se acogen.

A cierre del tercer trimestre de 2014, Enagás obtuvo un resultado después de impuestos de 308,1 millones de euros, un 1,5% más que en el mismo periodo del año anterior. ¿Están satisfechos con el dato?

Sí, lo estamos porque hemos sido capaces de, una vez aplicada la reforma regulatoria, seguir cumpliendo objetivos. El impacto de esta regulación en los resultados del tercer trimestre está en línea con las estimaciones que hizo la compañía el pasado mes de julio, cuando se aprobó la normativa.

En los resultados de los nueve primeros meses del año han sido claves la aportación positiva de los activos internacionales y la intensificación del plan de eficiencia.

Enagás ha puesto en marcha el Plan de Eficiencia 2014-2020 destinado a incrementar la eficiencia en costes, ¿qué medidas contempla?

La compañía lleva años trabajando en ser cada vez más eficiente y, actualmente, está a la cabeza en este ámbito si se compara con otros operadores europeos. Un ejemplo de eficiencia energética puesto en marcha por la compañía es que genera en sus activos de transporte una energía equivalente al 10% de la electricidad consumida. El objetivo es que esta cifra alcance el 40% en 2020.

Enagás ha sido designada por el Gobierno como administradora de las instalaciones en hibernación del proyecto Castor. Por otro lado, gestiona tres almacenamientos subterráneos: el de Serrablo, el de Gaviota y el de Yela. ¿Creen que la explotación de almacenamientos subterráneos de gas encontrará nuevas oportunidades en España?

Los almacenamientos subterráneos son infraestructuras estratégicas para cualquier país. Es necesario almacenar grandes cantidades de gas para ajustar la oferta a la demanda y hacer frente a las puntas de consumo, motivadas por variaciones estacionales, interrupciones en el suministro, etc. Sin embargo, para almacenar el gas se han de encontrar estructuras geológicas idóneas para el almacenamiento, algo que no es tan sencillo en España.

Desde un plano más personal, teniendo en cuenta su trayectoria humana y su compromiso político, ¿cómo ve el futuro de la economía española?

La economía española está en una situación mejor ahora que al principio de la crisis. Las reformas llevadas a cabo han contribuido a la estabilización e incluso a que exista una perspectiva de crecimiento moderado. No obstante, creo que aún son necesarias más medidas para afrontar con más fuerza la salida de la actual coyuntura económica, especialmente aquellas encaminadas a la creación de empleo.

Uno de los pilares de la recuperación propuestos por empresas y Gobierno es el de la reindustrialización para incrementar la competitividad del tejido empresarial español y europeo, ¿cuáles son las claves, a su modo de ver, de ese tejido innovador y competitivo?

Reactivar la industria, generar empleo y crear nuevo valor añadido para competir internacionalmente son los objetivos del Gobierno español, de las empresas y del conjunto de la sociedad para vencer la crisis y salir reforzados de ella. Enagás puede contribuir a ayudar a consolidar la recuperación, sobre todo si en los procesos de internacionalización aportamos nuestro conocimiento, y podemos ayudar a que otras empresas españolas participen de este crecimiento. Enagás puede ser la cabeza tractora de la industria del gas en su internacionalización. Estamos logrando que algunas empresas participen en los proyectos que nos adjudican fuera de España. Por otro lado, debemos contribuir a la reducción de los costes de la energía, para lo que el impulso de las interconexiones eléctricas y gasistas es fundamental.

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *