Grandes tendencias globales en infraestructuras

Sara Mirete Pitarch
infraestructuras

Existe un consenso generalizado en el público general acerca de que se debe invertir más en infraestructuras aunque no sea tan sencillo ponerse de acuerdo acerca de cómo costearlas.

Los responsables globales de Infraestructuras de KPMG, Nick Chism, James Stewart (ASPAC) y Stephen Beatty (Canadá) han detectado las siguientes cuatro tendencias que cambiarán el mundo de las infraestructuras en los próximos cinco años.

Tendencia 1: ¿Cuánto puede permitirse pagar la gente?

La capacidad para costear el desarrollo de infraestructuras sigue siendo una cuestión central. Los Gobiernos siguen intentando repercutir el coste sobre el usuario final a la vez que la reducción de costes cobra protagonismo. Los consumidores de las economías que se están recuperando de la crisis todavía arrastran las consecuencias de la misma y siguen luchando para ponerse al día. Mientras, la creciente clase media de economías de rápido crecimiento como India o Nigeria está ayudando a costear las infraestructuras en sus países y creando nuevos modelos de ejecución.

Muchos responsables de administraciones públicas coinciden en que no pueden hacer frente al coste de desarrollar infraestructuras solos y aquí es donde el sector privado tiene potencialmente un importante rol a la hora de identificar soluciones y alternativas.  En todo caso, sigue siendo necesario reflejar el beneficio a largo plazo del desarrollo de infraestructuras, especialmente en lo tocante a impacto económico y crecimiento.

Tendencia 2: Ejecución de proyectos

Aunque hay muchos planes y calendarios en todo el  mundo, muchos de los proyectos que incluyen están estancados en las fases de desarrollo y aprobación. Algunas organizaciones multilaterales y otras instituciones de financiación del sector público se están posicionando de forma destacada para prestar su apoyo precisamente  en las fases de desarrollo de los proyectos.

Tendencia 3: El futuro está en las ciudades ¿inteligentes?

Una tendencia que se consolida. La urbanización y el crecimiento de las ciudades, sobre todo en economías emergentes, está impulsando la agenda de las infraestructuras de gobiernos regionales y nacionales de todo el mundo. El debate está virando desde el concepto de smart city basado en la tecnología hacia el concepto de sólida planificación urbana con viviendas viables y oportunidades laborales. Se trate de crear entornos urbanos eficientes y efectivos que contemplen la sostenibilidad, la calidad o buenos nodos de transporte.

En el caso de las países en desarrollo hay tres aspectos que los gobiernos tienen que valorar para evitar la proliferación de suburbios: promover ciudades más pequeñas (ciudades satélite antes que megaurbes), proteger el equilibro entre vida laboral y familiar, y apoyar a las economías rurales.

Tendencia 4: Crece la guerra por el talento

Conforme las administraciones vayan desbloqueando proyectos, mayor será la demanda de profesionales capaces de gestionarlos, ingenieros y un largo etcétera de trabajadores con habilidades y conocimientos relacionados con el desarrollo de infraestructuras. Y esta necesidad no dejará de acrecentarse en el futuro.  Ante esto, China, como caso de éxito, está siendo muy proactiva a la hora de exportar su talento a nivel internacional.

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *