Juegos de oferta, demanda y geopolítica para un precio del petróleo ¿a la baja?

Marta Fernández Mur
fracking

Los expertos aseguran que hasta hace poco la llave del mercado la tenía la OPEP.

El barril de Brent cerró el día 16 de junio de 2014 a un precio de 114 dólares. 365 días después esta cifra ha cambiado sustancialmente: 64 dólares, o lo que es lo mismo, un 44% menos. ¿Qué ha sucedido en este tiempo?

Los expertos aseguran que hasta hace poco la llave del mercado la tenía la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), organización creada en 1960 y que originalmente agrupaba a Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudí y Venezuela. A estos se unieron posteriormente otros como Qatar, Libia o Emiratos Árabes Unidos, de modo que actualmente cuenta con doce miembros. No obstante, el desarrollo del fracking en Estados Unidos está  comenzando a marcar una nueva tendencia, forzando a la OPEP a cambiar su estrategia tradicional.

“Los miembros de la OPEP no funcionan como productores independientes, sino como un cártel. Históricamente, los países miembros se han puesto de acuerdo para reducir su producción, con el objetivo de provocar cierta escasez en los mercados y un aumento en los precios, pero, en los últimos tiempos, su estrategia ha cambiado”, asegura Alberto Martín Rivals, socio responsable del sector Energía y Recursos Naturales de KPMG en España.

El poder del fracking

El fracking lo cambió todo. En el año 2013, Estados Unidos se convirtió en el mayor productor de petróleo y otros líquidos con un total de 12,3 millones de barriles al día, según datos de la Agencia de Información sobre Energía de Estados Unidos; gracias, fundamentalmente, al fuerte desarrollo de esta técnica, que comenzó a hacer rentable el petróleo no convencional. Mientras, otros países como Libia, Irak o Siria sufrían interrupciones en su producción por las situaciones de conflicto que vivían.

La superpotencia superaba, así, al país que hasta entonces había ostentado el liderazgo en la producción mundial de petróleo: Arabia Saudí. La situación se prolongó hasta 2014, pero fue entonces cuando la OPEP decidió tomar una decisión drástica: “La Organización de Países Exportadores de Petróleo se dio cuenta de que, para mantener el precio del petróleo, tenía que restringir mucho la oferta y seguir perdiendo cuota de mercado. Llegó un punto en el que decidió que no podía continuar con esta situación y Arabia Saudí determinó que no restringiría más su producción. El precio, así, se colapsó y el fracking se convirtió en la tecnología que fija el precio del petróleo a nivel mundial”, asegura Alberto Martín Rivals.

Otros ven más allá en este comportamiento de Arabia Saudí, y apuntan a razones geoestratégicas: ante el avance de las conversaciones entre Estados Unidos e Irán sobre su programa nuclear, que podrían conllevar el fin de las sanciones, el país podría estar comenzando a tomar posiciones ante la posible amenaza de una vuelta a los mercados de su competidor y rival. Así, algunas voces han interpretado estos movimientos entre los principales productores de petróleo como parte de la pugna entre Irán (chií) y Arabia Saudí (suní).

El futuro del petróleo

Aunque el precio del petróleo continúa en niveles bajos, lo cierto es que se ha ido produciendo un aumento paulatino desde enero de 2015, cuando el precio del barril de Brent llegó a situarse en el entorno de los 46 dólares. “Este ligero cambio se ha ido produciendo porque la oferta se está moderando. Se prevé que Rusia reduzca su producción por las sanciones internacionales y el nivel de precios. Además, mucha de la producción de fracking, a precios inferiores a 60 dólares, deja de ser rentable y sale rápidamente del mercado, porque es una tecnología más fácil de ajustar”, asegura Alberto Martín Rivals.

Por su parte, la OPEP ha decidido mantener su producción, lo que, en principio, supondría la continuidad del ciclo de precios bajos. En su última reunión en Viena celebrada el pasado 5 de junio, la organización acordó seguir fijando el límite en 30 millones de barriles al día. Abdalá bin Al Badri, secretario general de la OPEP, aseguró que “no volveremos a los 100 dólares nunca más”.

A este respecto, Alberto Martín augura que “si aumentara la producción en países de la OPEP, por ejemplo porque Irán firmase un acuerdo y se levantaran las sanciones, podríamos volver a ver precios bajos del entorno de 45-50 dólares el barril”.

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *