Claves de los resultados de 2016 de los grandes bancos españoles

Valores Digital
ibex 35 , resultados, bancos

Los grandes bancos españoles obtuvieron un beneficio neto de 9.253 millones de euros en 2016, lo que supone un descenso superior al 24,5% como consecuencia principalmente al aumento de las provisiones y el descenso del margen de intereses y el margen bruto. Asimismo, las entidades cotizadas en el Ibex 35 continúan con la senda de reducción de morosidad y activos dudosos.

En concreto, el descenso del 24,5% del beneficio conjunto de los grandes bancos españoles se debe en gran medida al aumento extraordinario de dotaciones a provisiones que han realizado algunas entidades. Como explica Francisco Uría, socio principal de KPMG Abogados y socio responsable de Sector Financiero de KPMG en España, estos resultados “reflejan el entorno complejo al que se enfrentan” las entidades financieras españolas.

“El escenario de bajos tipos de interés se ha extendido un año más presionando a la baja el margen de intereses, al tiempo que el crédito nuevo sigue siendo menor que los vencimientos, con el consiguiente descenso del balance de las entidades”, afirma Uría. De hecho, el margen de intereses ha descendido un 1,1%, como consecuencia del entorno de bajos tipos.

Asimismo, el aumento de ingresos vía comisiones no ha logrado contrarrestar la brusca caída del Resultado de Operaciones Financieras (ROF), lo que ha provocado un descenso del margen bruto del 1,6%, hasta los 89.512 millones de euros. Respecto a la rentabilidad del sector (ROE), se ha incrementado un 7,37% frente a 2015, mientras que el nivel de solvencia (TIER1 fully loaded) cerró en el 11,28%.

Como consecuencia de la dotación extraordinaria de determinadas entidades, las provisiones para insolvencias han aumentado un 30%. En todo caso, los activos dudosos han descendido hasta los 114.600 millones, mientras que la morosidad ha caído hasta situarse en una media del 7,18%.

Por otro lado, en términos globales, el número de oficinas y empleados ha descendido un 5,6% y un 2% respectivamente. De cara a la transformación digital que atraviesa el sector, Uría explica que pese a que es “prioritaria”, las entidades la acometerán “de forma paulatina, de modo que el desarrollo de los nuevos canales conviva con otros tradicionales”.

De cara a 2017, Uría afirma que estará “repleto de retos” para las principales entidades españolas, ya que “deberán seguir haciendo frente a un entorno de bajos tipos de interés, aumento de la competencia no bancaria, transformación digital y litigiosidad por productos financieros comercializados en el pasado”.

En cuanto al punto de vista regulatorio, el socio principal de KPMG Abogados y socio responsable de Sector Financiero recuerda que el ejercicio estará marcado por la implantación de la directiva Mifid2, la actualización de Basilea III y la implantación de los nuevos requisitos de capital MREL y TLAC para las entidades sistémicas.

 

Para una información más detallada de los resultados de los principales bancos españoles, pincha aquí

 

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *