Latinoamérica, socio preferente de las grandes potencias

Patricia Alfaro
LatamFoto2

Tras años de recesión y estancamiento, Latinoamérica vuelve a emerger paulatinamente como una región con un gran potencial. La mejora de las perspectivas económicas a nivel mundial y el leve aumento de precios de materias primas permitirán una expansión del 1,1% este año y del 2% en 2018, según pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Pese a que cada país presenta unas características y situación económica diferente y avanza a distinto ritmo hacia reformas estructurales, la organización estima que a medio plazo la economía latinoamericana experimentará un crecimiento del 2,6%.

Unas perspectivas ante las que las demás economías no se muestran ajenas, y por las que Latinoamérica se erige como una de las regiones donde las compañías abordarán su expansión internacional en los próximos años. Prueba de ello es que el 62% de los CEOs japoneses encuestados para el informe Global CEO Outlook, elaborado por KPMG, tiene previsto priorizar su internacionalización en Latinoamérica durante los próximos tres años, por encima de socios tradicionales como Asia Central (42%) y Asia Pacífico (40%).

En la misma línea, Latinoamérica se sitúa como uno de los destinos preferidos para grandes potencias como China. Los CEOs del gigante asiático sitúan esta región en segundo lugar en sus planes de expansión, con un 36%, solo por detrás de Asia Pacífico (44%). Además, el 31% de los CEOs de Australia planea invertir en la región en los próximos tres años, mientras que en Reino Unido la cifra es del 22%.

En el caso concreto de España, el peso de Latinoamérica en la estrategia de los CEOs es comparativamente menor (8%), si bien esta cifra está condicionada, entre otros aspectos, por el efecto coyuntural de la recuperación de la demanda interna y por la ya arraigada presencia de compañías españolas en Latinoamérica, que ha sido tradicionalmente el principal destino de la inversión española en el exterior. De hecho, España es el segundo inversor extranjero en la región, sólo superado por Estados Unidos, con inversiones acumuladas por valor superior a 120.000 millones de euros (más del 10% del PIB español).

Para Antonio Hernandez, socio responsable de Internacionalización de KPMG en España “la recuperación económica del subcontinente es, sin duda, una buena noticia para las empresas españolas y se traducirá en numerosas oportunidades tanto de inversión como comerciales; un ámbito, este último, en el que existe margen de mejora, pues el mercado latinoamericano sólo representa en la actualidad un 5% de las exportaciones españolas”. En este sentido, cabe destacar que durante los seis primeros meses de 2017 las exportaciones españolas a Latinoamérica han crecido un 12,5% con respecto al mismo periodo del año anterior, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio.

Al papel destacado que ocupa Latinoamérica en la agenda de los primeros directivos a nivel mundial se une el propio optimismo que muestran los CEOs de sus compañías. Nueve de cada 10 primeros directivos latinoamericanos confían en el crecimiento de sus compañías en los próximos tres años, según el informe ¿Confianza o autocomplacencia? Los líderes de América Latina afrontan un futuro de disrupción, elaborado por KPMG International.

Optimismo a corto plazo

De cara al crecimiento económico de la región, los directivos latinoamericanos son más optimistas de cara a los próximos 12 meses (82%) que a largo plazo (70%). Una situación que Pedro Melo, socio director general de KPMG en Brasil y Sudamérica, achaca a cuestiones como el aumento de la inflación.

Al analizar la disrupción, los CEOs de América Latina se muestran más tranquilos que los primeros directivos a nivel mundial, ya que solo el 30% afirma sentirse preocupado por si su empresa está al día en el desarrollo de productos y servicios, frente al 45% a nivel global. Una cuestión que puede explicarse en que muchas de las compañías latinoamericanas se dedican a los sectores de materias primas, commodities y agricultura, menos afectados relativamente por la disrupción.

Lo mismo sucede con la ciberseguridad y el análisis de datos. Si el 43% de los CEOs a nivel mundial afirman que su compañía está totalmente preparada de cara a un ciberataque, la cifra se reduce al 18% en Latinoamérica. Asimismo, solo el 25% de los primeros directivos de la región consideran la analítica de datos una cuestión relevante a nivel del consejo, frente al 41% a nivel global.

Patricia Alfaro > Responsable de contenidos de Valores Digital

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *