Los 5 riesgos principales para los CEOs españoles

Fernando Bajo Dasca
GettyImages_74596863_8448_smaller

El riesgo no puede eliminarse por completo en el desempeño de la actividad de una empresa, pero la gestión adecuada del mismo puede traducirse en oportunidades para las organizaciones bien preparadas.

La globalización, la digitalización, el incremento de la regulación, nuevas tensiones geopolíticas, distintos ritmos de crecimiento en el mundo, entre otras fuentes de incertidumbre generan, como afirma Pablo Bernad, socio responsable de Risk Consulting de KPMG en España “un número incremental de riesgos nuevos y más diversificados que nunca, que pueden poner en peligro la estrategia corporativa si no se detectan y se gestionan debidamente”.

El informe Global CEO Outlook, elaborado por KPMG, preguntó sobre este tema a 1268 directivos a nivel global, 50 de ellos españoles. Y aunque mayoritariamente los CEOs españoles aseguraron que están tomando una cantidad adecuada de riesgos (un 68%), el documento también concluyó que las amenazas surgidas del imparable desarrollo de las nuevas tecnologías, generan un alto grado de preocupación. De hecho, solo un 20% de los CEOs españoles ellos afirmó sentirse totalmente preparado para responder a las ciberamenazas.

Y estos no son los únicos riesgos que surgen en un panorama complejo y cambiante como el actual.

En este sentido, “es necesario un programa de gestión de riesgos integrado en toda la organización que pueda convertirlos en oportunidades para lograr innovación, reducción de costes, mejora del cumplimiento y transformarlos en una ventaja competitiva” añade Pablo Bernad. De acuerdo al Global CEO Outlook, el 94% de los directivos considera que la seguridad es la puerta de entrada para innovar en nuevos productos.

Estas son los cinco riesgos más importantes para los CEOs españoles:

1. Ciberseguridad: Recientes eventos en la campaña electoral estadounidense han puesto en relieve la importancia que la ciberseguridad está llamada a tener en nuestra era. Para Marc Martínez, socio de Ciberseguridad de España, “las ciberamenazas son, probablemente, el riesgo más impredecible que existe. En un momento en el que los fallos de seguridad constituyen un problema significativo para las empresas, es probable que el impacto del entorno cibernético crezca de forma exponencial, en consonancia con la omnipresencia de la conectividad, la robótica, y la inteligencia artificial”.

Añade Martínez que “las ciberamenazas han dejado de ser una cuestión meramente tecnológica y han evolucionado hasta convertirse en una cuestión política, económica y social”. Esto hace que el 40% de los CEOs españoles consideran que la ciberseguridad es el principal factor de riesgo para su negocio.

2. Alianzas con terceros: los acuerdos de colaboración con otras empresas son otra fuente de inquietud para los CEOs españoles. A pesar de ello, en un entorno de rápida transformación, las alianzas y las adquisiciones serán necesarias para adquirir y complementar competencias y habilidades.

Tanto es así que el 62% de los CEOs españoles seleccionó las alianzas con socios externos como una de sus principales estrategias de crecimiento en los próximos tres años, solo superada por las adquisiciones o joint ventures, escogida por el 64%. “Estas respuestas ponen de manifiesto que el apetito por crecer vía adquisiciones sigue siendo alto, tanto en los mercados nacionales como internacionales, y las condiciones de mercado acompañan al situarse en máximos históricos el acceso a la financiación a través de las distintas vías”, comenta Ignacio Faus, socio responsable de Deal Advisory de KPMG en España.

3. Talento: La captación y promoción del talento es uno de los principales riesgos paraun 30% de los encuestados españoles. En general, los CEOs consideran que las principales áreas de negocio de sus organizaciones están adecuadamente cubiertas con personal y tecnología adecuados. No obstante, los departamentos de ventas, tecnología, marketing, ingeniería y finanzas son los departamentos donde existe una mayor brecha entre las habilidades requeridas y las disponibles.

Para gestionar esta brecha los directivos apuestan principalmente por la formación interna y por un mayor foco en la automatización (un 28% respectivamente), seguido por la contratación de profesionales de la competencia (26%).

Para Belén Díaz, socia responsable de Función Financiera de KPMG en España, “actualmente el mercado demanda, cada vez más, perfiles de profesionales con capacidades diferentes a las que se requerían hasta ahora. Estas nuevas capacidades están relacionadas con un planteamiento más estratégico dentro de las organizaciones y van enfocadas al conocimiento de negocio, capacidad analítica, visión global, trabajo en equipo y adaptación al cambio”.

4. Regulación: Un 28% de los CEOs identifican el riesgo asociado a la regulación de su sector como importante para su negocio. Por ello, preguntados sobre cuáles serán las áreas donde destinarán más recursos e inversión en los próximos tres años, el asesoramiento para adoptarse a nuevos requisitos normativos y regulatorios ocupa el segundo puesto, solo por detrás de las soluciones de ciberseguridad.

Francisco Uría, socio responsable de Regulación de KPMG en España, afirma que “aunque existía ya una tendencia previa en este sentido, la crisis ha intensificado la presión regulatoria sobre todo tipo de empresas y especialmente en el caso de las entidades financieras y las sociedades cotizadas. Al mismo tiempo, también se han concretado y agravado las responsabilidades, incluso penales, de las compañías y sus administrativos y directivos”.

5. Tecnologías emergentes: La transformación de la empresa española está muy relacionada con la adopción de nuevas soluciones tecnológicas. El surgimiento de nuevas tecnologías disruptivas era un motivo de preocupación para un 26% de los directivos que respondieron a la encuesta. Al respecto, Guillermo Padilla, socio responsable de Management Consulting de KPMG en España postula que “la tecnología es una de las principales impulsoras de los cambios, pero el reto de las compañías es alinear la integración de esas tecnologías disruptivas con procesos de transformación a acometer a nivel de modelo de negocio y cultura en una organización”.

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *