“Una gestión responsable debe ser parte fundamental de la cultura corporativa de cualquier empresa”

Alberto de Oliveira
Helena Revoredo 4

Entrevista a Helena Revoredo, presidenta de Prosegur

Su nombre se asocia habitualmente al compromiso social. Usted impulsó la creación de la Fundación Prosegur y además colabora con otras instituciones. ¿En qué ámbitos se centra la responsabilidad social de Prosegur?

Tras casi 40 años desde su fundación, Prosegur es una de las principales multinacionales del sector de la seguridad privada. La compañía cuenta con un equipo de más de 158.000 profesionales que trabaja cada día por garantizar el bienestar de las personas, velando por la seguridad de familias y negocios en 17 países de cuatro continentes.

En Prosegur nos sentimos especialmente orgullosos de la acción social que realiza la compañía a través de su Fundación mediante el desarrollo de iniciativas en los campos de la educación, la integración social y el voluntariado corporativo. La Fundación Prosegur gestiona iniciativas propias, que han beneficiado durante 2014, de forma directa, a más de 32.000 personas en tres continentes. Fomentamos, por tanto, valores solidarios entre nuestros trabajadores con programas de voluntariado corporativo y contamos con más de 700 personas con discapacidad en nuestra plantilla, porque para nosotros es importante dotar a este colectivo de un empleo y un futuro más estables.

Nuestro proyecto de cooperación al desarrollo, “Piecitos Colorados”, refleja un espíritu de equipo y un modelo de intervención en el que todos nos implicamos. Maestros, familias y empresa colaboramos por mejorar la formación de la infancia, aceptando un compromiso mutuo que suma ya 33 escuelas y beneficia a más de 4.300 niños y niñas en Iberoamérica.

También tenemos un programa de “Becas Talento”, que, desde 2008, apoya la formación profesional, universitaria y escolar de nuestros trabajadores y sus familias, y que este año ha llegado a más de 1.200 personas.

Con todos estos proyectos estamos descubriendo el enorme potencial del ser humano para superarse, confirmando la generosidad y el carácter solidario de todas las personas que formamos parte de la compañía. Entre todos estamos haciendo las cosas de manera diferente, porque queremos obtener resultados diferentes.

Desde el punto de vista formal, Prosegur está adherida desde 2002 al Pacto Mundial de Naciones Unidas y es socio y miembro del Comité Ejecutivo de la Red Española del Pacto Mundial, además de formar parte del índice FTSE4Good IBEX, que aglutina a las empresas que cuentan con unos altos estándares en materia de RSC.

La responsabilidad corporativa es ahora un objetivo estratégico para muchas empresas. De hecho, tal y como concluye la última edición publicada de la Encuesta Internacional de KPMG sobre RSC, “el 93% de las 250 empresas más grandes del mundo publican actualmente memorias de RSC”. En este sentido, ¿considera relevante dar cuenta de la labor que hacen las empresas en materia de RSC a través del reporting?

En mi opinión, es fundamental. De hecho, uno de nuestros principales valores es la transparencia. En Prosegur elaboramos nuestros informes anuales bajo los estándares de la Global Reporting Initiative (GRI), que establece los principios e indicadores que las organizaciones pueden utilizar para medir y dar a conocer su desempeño económico, ambiental y social.

En este sentido, nuestro Informe Anual 2014 ha seguido los criterios definidos en el marco G4 del GRI, de acuerdo a la opción de conformidad “exhaustiva”. Además, la Compañía ha tomado por primera vez como referencia el Marco IIRC (International Integrated Report Council) para la elaboración de Informes Anuales integrados.

¿Cree que la RSC debe permanecer como una estrategia opcional para las empresas o debe regularse?

Creo firmemente que las empresas son generadoras de prosperidad y valor integral. Producimos una importante huella económica y social con el desarrollo de nuestras actividades.

Esto origina por sí mismo un impacto positivo que revierte en los empleados, proveedores, administraciones públicas, accionistas y en la sociedad en general. Actuando de forma eficiente, eficaz y rentable, las empresas ayudamos a mejorar la calidad de vida de las comunidades en las que estamos presentes.

No obstante, también creo que una gestión responsable debe ser parte fundamental de la cultura corporativa de cualquier empresa, lo que implica, entre otros, la actuación de forma ética y respetuosa en el desarrollo de nuestras actividades, la generación de empleo y oportunidades de crecimiento y desarrollo para nuestros profesionales.

“Creo firmemente que las empresas son generadoras de prosperidad y valor integral. Producimos una importante huella económica y social con el desarrollo de nuestras actividades”

A su modo de ver, los grupos de interés con los que se relaciona la empresa, ¿la premian o castigan realmente en función de si es o no es responsable?

No es posible el trabajo sin la máxima exigencia ética. No valen los atajos. Han de revisarse los procesos, las costumbres y las prácticas, no solo por un criterio de eficiencia económica sino también en el marco de la responsabilidad. Las empresas son seres vivos, que se relacionan permanentemente con su entorno.

Esta exigencia de ser responsables acaba siendo una gran ventaja competitiva porque una empresa que es capaz de operar eficientemente, dentro de la ética más exigente, está en condiciones de triunfar en cualquier mercado. Prueba de ello es la confianza que reciben de Prosegur sus más de 400.000 clientes en todo el mundo.

Prosegur es la única empresa de seguridad incluida en el ranking de reputación corporativa (Merco). ¿Cuáles son sus metas en términos de reputación?

Prosegur ha sido reconocida, cinco años consecutivos, como una de las 100 empresas con mayor reputación corporativa en España, según el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco). Este año hemos mejorado 12 posiciones, ocupando ya la posición 41; nos llena de orgullo y nos recuerda que nuestra meta es trabajar con pasión en busca de la excelencia.

La excelencia es la sincera voluntad de servir y atender a nuestros clientes, sabiendo que podemos mejorar continuamente y que trabajamos constantemente para conseguirlo. La excelencia, más que un objetivo en sí mismo, es una actitud personal, una manera permanente de ser, de hacer todas las cosas bien: desde el principio hasta el final. Desde las más pequeñas a las más grandes.

La Responsabilidad Social Corporativa forma parte del ADN de Prosegur y su objetivo es tratar de devolver a la sociedad una parte de lo que nos aporta mediante la creación, en el largo plazo, de valor sostenible para todos sus stakeholders: clientes, empleados, accionistas y proveedores.

El nuevo Código de Buen Gobierno de la CNMV es un ejemplo del mayor nivel de exigencia por parte de reguladores, inversores y de la sociedad de un buen gobierno corporativo, tendencia en parte derivada de la gran crisis económica y financiera global. ¿Se puede considerar que ha habido falta de responsabilidad corporativa en la crisis financiera internacional?

En mi opinión, desde el primer Código de Buen Gobierno Corporativo, las recomendaciones han ayudado a las sociedades cotizadas a orientarse hacia la necesaria transparencia y la protección del accionista minoritario. El desarrollo de dicha normativa, cada vez más exigente, va sin duda en beneficio de la aplicación de dichos principios.

“Contamos con los mejores profesionales, nos preocupamos por su evolución profesional y les ofrecemos oportunidades de crecimiento”

Como presidenta de Prosegur y como consejera, ¿percibe que ha habido un cambio importante de gestión y actitud en los consejos en los últimos años?

Sin duda. Creo que las empresas están aplicando con mayor nivel de exigencia las normas de gobierno corporativo.

El buen gobierno corporativo se caracteriza por ser una normativa viva en continuo desarrollo y, en el caso de Prosegur, estamos siempre preparados para ser pioneros en la materia y adaptarnos en el menor tiempo posible a las cambiantes exigencias que suponen las diferentes reformas en este ámbito.

También ha destacado en numerosas ocasiones la importancia de desarrollar el talento dentro de la organización. ¿Cómo trabaja Prosegur en este sentido?

El activo más importante de Prosegur es, sin duda alguna, su capital humano, los 158.000 profesionales que integran la compañía y que trabajan conforme a los valores de la empresa, entre los que destacan la excelencia, el trabajo en equipo y la orientación al cliente.

Desarrollamos múltiples políticas de gestión de recursos humanos para potenciar el talento y motivación de nuestros empleados. Prueba de ello son los programas que ofrecen la posibilidad de formarse interna o externamente para ocupar posiciones de mayor responsabilidad dentro de la compañía, así como planes orientados a incorporar, detectar y retener talento desde posiciones de vigilante hasta puestos de dirección.

Contamos también con la Universidad Prosegur, inaugurada en 2006, que ofrece formación presencial y online y que permite ampliar conocimientos y compartir la experiencia que Prosegur tiene sobre el sector y el negocio de la seguridad.

En relación con la estrategia general de Prosegur, ¿cuáles son sus prioridades estratégicas en la actualidad?

Crecimiento sano y eficiencia para poder seguir compitiendo en la prestación de servicios de seguridad. Unos servicios que entendemos deben ser prestados atendiendo a las necesidades de nuestros clientes con la innovación y la tecnología como eje de actuación.

Además, apostamos por consolidar nuestro liderazgo en Europa y Latinoamérica y avanzar en nuestra expansión iniciada en la región de Asia-Pacífico. En este sentido, Prosegur seguirá trabajando para buscar oportunidades de negocio en nuevos mercados y reforzar su posición en países estratégicos siempre que nos permitan ser referentes y aportar valor a nuestros accionistas.

A nivel de producto, hemos apostado fuerte por la transformación, cada vez mayor, de los servicios de vigilancia tradicional con las más modernas tecnologías de monitorización remota y movilidad para crear un eficiente modelo de Soluciones Integrales de Seguridad y también estamos impulsando con fuerza los nuevos servicios de outsourcing de procesos en el negocio bancario, que serán el pilar de crecimiento de una nueva filosofía de seguridad basada en la obtención de mayores eficiencias cada vez más demandadas por nuestros clientes.

Todo esto será complementado por nuestra importante posición y crecimiento en el mercado residencial de las alarmas, lo que nos permite ser optimistas con respecto al crecimiento de nuestro negocio.

La compañía ha seguido creciendo incluso en momentos de gran incertidumbre económica. ¿Dónde está la clave del éxito sostenido?

La clave del éxito es, sin duda, el equipo y los valores que rigen nuestra actividad diaria. Contamos con los mejores profesionales, nos preocupamos por su evolución profesional y les ofrecemos oportunidades de crecimiento. Gestionamos el talento de acuerdo a los valores que nos definen, como son el trabajo en equipo, la proactividad, la creación de valor, la transparencia o la búsqueda de la excelencia.

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *