Vuelta al mundo por ocho proyectos innovadores en infraestructuras

Valores Digital
Infraestructuras 1002

Obras seleccionadas por un panel de expertos para el informe Infraestructure 100

Magnitud frente a proyectos comparables, viabilidad, complejidad, innovación e impacto en la sociedad. Estos son los criterios utilizados por un panel de expertos independientes para escoger el centenar de proyectos que componen el informe de KPMG Infrastructure 100. “Con un importe total estimado de más de 1,73 billones de dólares, una parte importante de estas obras están diseñadas para impulsar el crecimiento económico conectando a personas y recursos con mercados globales y locales, otras ayudarán a proporcionar un mejor acceso a un suministro fiable de energía y agua limpia y otras se centran en mejorar la sociedad a través de la atención sanitaria y la educación”, comenta Ramón Poch, socio responsable de Infraestructuras de KPMG en España. “Más de una decena de los proyectos escogidos han sido desarrollados por empresas españolas, lo que demuestra el liderazgo continuo y el posicionamiento global de nuestras compañías”, concreta.

A continuación, una vuelta al mundo por ocho de estos proyectos:

Canal solar Narmada: esta innovadora iniciativa en el Estado de Gujarat (India) conserva los recursos hídricos a la vez que genera energía. El proyecto, con un coste estimado de 17,9 millones de dólares, consiste en la instalación de una rejilla solar fotovoltaica sobre un área de 5,5 kilómetros del canal, que impide la evaporación del agua y permite producir energía renovable.

Energía de las olas en Perth: en la costa oeste de Australia, el proyecto Wave Energy en la ciudad de Perth supondría el primer sistema comercial conectado de este tipo. Está compuesto por un dispositivo totalmente sumergido que utiliza la energía de las olas para bombear agua a la orilla y convertirla en electricidad.

El puente ajardinado de Londres: el proyecto consiste en la creación de un “jardín paradisíaco flotante” sobre un puente peatonal en el río Támesis, en Londres. El puente ajardinado, con un coste estimado de 253 millones de dólares, incluiría un impresionante parque público cubierto con follaje, con el objetivo de convertirlo en un punto de referencia en la ciudad.

Khi Solar One: más de 4.000 espejos giratorios componen esta instalación de energía térmica de 205 metros de altura. Forma parte del primer programa de energías renovables de Sudáfrica y, con su funcionamiento, ahorrará 183.000 toneladas de emisiones de CO2 al año, como parte del objetivo de generar 17,8 GW de energías renovables antes de 2030.

Viento flotante en el Pacífico: con un coste estimado de 200 millones de dólares, el proyecto se ubica en la costa del Estado norteamericano de Oregon y consiste en la puesta en marcha del primer parque flotante eólico en el mar del mundo. Si llega a término, el proyecto abre las puertas a la creación de parques eólicos en lugares hasta ahora inaccesibles, además de abrir la posibilidad de evitar los costes de instalar turbinas fijas.

Copenhague, primera ciudad libre de carbono: Copenhague tiene como objetivo convertirse en la primera ciudad libre de carbono en 2025 y proteger, así, a sus habitantes del cambio climático. Su Plan de Adaptación al Clima está integrado por un conjunto de proyectos ligados al consumo, la producción de energía y la movilidad verde. Instalaciones como parques eólicos y plantas de biomasa ayudarán a hacer de la ciudad un centro internacional para empresas de tecnologías limpias.

Planta desaladora del sur: las instalaciones comenzaron a funcionar en enero de 2013, cerca de Binningup, en Australia Occidental, una zona que en los últimos años ha sufrido una sequía extrema. La energía que requiere la desaladora para su funcionamiento se obtiene, en su totalidad, de un parque solar y de otro eólico cercano.

Central térmica Solana: esta central térmica solar situada en Arizona (EEUU) es un ejemplo de cómo el país ha logrado compaginar las técnicas de perforación (fracking), que permiten la extracción de shale gas, con las tecnologías más verdes. Las energías renovables han permitido a EE.UU. asegurarse el éxito de sus planes energéticos mientras el país continúa siendo un gran productor y consumidor de hidrocarburos tradicionales.

Comentarios

Opiniones

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *